Don Gerundio y su amigo Delalma

Yendo por la calle con mi amigo Delalma, que además de ser tibetano y llamarse así también es mi amigo del alma, pasamos por delante de una pastelería en la que estaban poniendo un cartel bien grande en la puerta: 

“ABRIMOS LOS DOMINGOS” 

– Qué… – le digo a mi amigo –  ¿…nos comemos algo corriendo, Delalma? 

Y Delalma, que es muy espabilao y no se le escapa una, viendo que allí sucedía algo extraño , va y me dice en su castellano característico: 

– Hoy no domingo, Don Gelundio. 

– ¿Y qué? – le digo yo bien alto, temeroso de que el rugir de mis tripas no le haya dejado escuchar bien mi pregunta. 

– Hoy lunes, pastelelia celada. Ya lo dice el caltel. Acalicanto. 

Y no le falta razón a mi amigo Delalma, porque en el cartel lo pone bien clarito: “ABRIMOS LOS DOMINGOS”. A poquito que uno entienda el castellano, interpretará que los domingos la pastelería se abre, sí, pero… ¿qué pasa el resto de los días, eh? ¿Vosotros qué pensáis? ¿Abrirá, por ejemplo, los lunes? 

Quienes, además de ser castellanohablantes, conocemos bien la cultura española, sabemos más que de sobra que sí, que el resto de los días la pastelería también abre, que eso ya se sobreentiende, porque si no…, ¡menudo negocio! Lo que el cartel nos quiere decir es  que, además de abrirse de lunes a sábado, la pastelería también se abre los domingos, cosa que ya no resulta tan normal, y por eso hay que avisar al cliente, para que no  se largue andandito. 

¿Veis? Mi amigo Delalma entiende perfectamente el castellano y sin embargo, aun estando yo con él, no ha sido capaz de comprender el verdadero significado de la frase en su contexto. Es más, si no hubiera sido por mí, y por mi insaciable apetito, pasamos de largo como si nada y no probamos ni un pastel. ¡Con lo ricos que están los pestiños!              

Y hablando de pestiños, no os he dicho quién soy yo. Me llamo don Gerundio, y soy… un tipo divertido y singular al que le gustaría compartir lo poco que sabe con vosotros. 

Ya habéis visto qué curioso es el lenguaje, ¿verdad? No hay más que detenerse un poquito a pensar en cómo funciona y no pararemos de descubrir en él sorpresas y más sorpresas que además resultan ser, en muchos casos, la mar de divertidas, como ocurre con el lío este del cartel de los domingos. 

Pues para eso estoy yo aquí, para pararnos a pensar y ayudaros a descubrir cosas curiosas y divertidas, porque aunque tenga yo aspecto de persona prudente y sensata, que no digo que no lo sea, ahí donde me veis también me gustan las aventuras, y siempre ando dispuesto a meterme en líos por muy peligrosos que éstos sean y por muy mal que la cosa pinte.  

– ¿Verdad amigo Dealama…? ¡Delalma! 

– Grsnñdpfhrs…. 

Tendréis que disculparle, que me lo he encontado comiendo y  todavía tiene la boca llena…, el muy glotón. 

Repasando Ficha 1
Anuncios

19 thoughts on “Don Gerundio y su amigo Delalma

  1. Me lanzo ipso facto a recomendarle a los escritores y las escritoras este blog. Me da que no sólo será útil para los más pequeños de la casa…

    Emocionado meando, perdón, me ando.

  2. Belén: ponlo donde quieras, queridísima lectora. Y sea usted bienvenida.

    Elena: Gracias, gracias, gracias… y así hasta mil. Y sea usted bienvenida también.

    Raúl: Gracias mil, y lo mismo digo para tu presentación en Zaragoza. Bienvenido también.

    Mariano Zurdo: recomendando, recomendando, que es gerundio. Y bienvenido también, claro.

    Muchas gracias a todos , majetes.

  3. Fíjese usted, Don Gerundio, qué fácil si hubieran puesto un “también”, ¿no? Y fíjese usted cómo, sin ponerlo, sabemos, los castellanohablantes, que es un servicio añadido al habitual….cosa curiosa esto del lenguaje Don Gerundio. Qué agudo es usted!!!
    Mis felicitaciones por el estupendo blog!

  4. Don Gerundio, déjeme que le diga que me ha caído Ud. la mar de bien.

    Y conste que no lo tenía nada fácil, porque a mí los hombres con mostacho… como que no.
    😛

    Esperaré con impaciencia sus aventuras.
    🙂

    Mucha suerte y hasta pronto.

  5. ¡Caramba Don Gerundio!
    está usted hecho todo un linguista, ¿puede usted depejarme un par de dudas? ¿cuál es la primera persona del presente de indicativo del verbo asír? ¿y el gerundio de ese verbo?, es que simpre quise asar una taza en un horno, pero me quemaba los dedos al sacarla del horno sin usar un par de guantes, también tengo algún que otro problemilla con el verbo yacer, pero no quiero abusar Don Gerundio…
    Le auguro a usted un futuro venturoso, caramba ¿augurar?…en realidad el verbo que más me hace reir es efervescer, del que ya hablaremos otro día.
    Un saludo Don Gerundio

  6. Srta. Irreverens: déjeme que le diga que usted también me ha caído a mí la mar de bien. Vamos, que si quiere hablamos con el señor ilustrador, y en un momentito solucionamos lo del mostacho.

    Sr. Joako: yo le despejo a usted lo que quiera. De hecho, de jovencito fui portero de fútbol, y la gente se metía conmigo porque decían que siempre despejaba y despejaba, y casi nunca blocaba la pelota, o a lo mejor tendría que decir “que asiera el esférico”, ya ve usted qué tontería. En efecto, el verbo “asir” tiene tela marinera; se dice “yo asgo” porque, como usted muy bien señala, si dices “yo aso” más pareces un cocinero que un portero.

    Y para yacer, que también tiene tela, puede usted elegir entre las formas “yazco”, “yazgo” y “yago”, pero de eso sabe más mi amigo Osomodo, que se pasa todo el santo día “yaciendo”.

    Sr. Añejo: y usted un náufrago, que lo sé.

    Gracia a tod@s, majetes.

  7. Lo que voy a aprender yo aquí….. ya sé que no soy del perfil infantil… pero tengo grandes lagunas 🙂
    A los colegios el libro y el blog para las ciber aulas ya !

  8. Srta. Wen: aquí lagunas tenemos todos, lo importante es hacerse con unos buenos manguitos o flotador de patito para no acabar en el fondo de la susodicha, matarile rile richa.

  9. Don Gerundio:
    Estoy aprendiendo de usted.
    Y me estoy divirtiendo.
    Además, me estoy informando y sé que va a salir usted en los papeles; además de aquí.
    Y quería yo decirle que todo eso me está encantando.
    Le mando un abrazo, corriendo.

  10. ¡Ala! o ¡Hala! (usted me dirá, Don Gerundio) ¡qué guay! alguien que publica (por fin) en WordPress, como yo, que ya estaba harta de tener que rellenar cada formulario con cada comentario. (Bueno, miento, Alena también es Worpress)

    Don Gerundio, sea usted bienvenido a los mundos. No, no se me enfade, hombre. Hablo en plural para darle la bienvenida al mundo real y al cibernético.

    Le auguro a usted una larguísima trayectoria porque no hay más que verle para comprobar que está usted hecho un chaval.

    (¿Se podrá decir “quelosepas” en este su blog?)

  11. Srta. Alena: un placer tener a alguien como usted como lectora, y también una responsabilidad, que no todos los días lo leen a uno escritores de su talla. Espero que se divierta en lo sucesivo y seguir viéndola por aquí.

    Srta. Vitruvia: si con el ala se refiere a un apéndice que tal vez le salga a usted más o menos a la altura del sobaco y que utiliza para despegar los pies del suelo, le diré que es sin “h”. Ahora bien, si se refiere usted a la interjección que utiliza usted para mostrar sorpresa, o incluso para animar a su equipo de fútbol (que me da a mi que es el nuevo Real Madrid de Mourinho), entonces póngale usted una “h” y quédese tan fresca.

    Sí se podrá decir quelosepas, sí, e incluso también diosmiodemividaydemicorazón, pero todo ello con prudencia y moderación, claro.

    Muchas gracias a tod@s.

  12. Y digo yo que qué buen estreno de este tu blog, Gerun. Que ya andábamos con muchas ganitas de compartir andanzas. Segura estoy de que te espera un largo camino así que, arreando, que es…
    Y besando, claro.

  13. Un excelente trabajo, sí señor. Un blog apto para todos los públicos y muy recomendable. Cuidado hasta el último detalle. Espero que nos sigas informando así de bien sobre ese ser vivo tan desconocido que se llama lenguaje.

  14. Hola Marisa, me doy por arreado y por besado, y bienvenida a esta que es tu casa. Tu habitación, al fondo a la derecha, no te vayas a meter en la de Osomodo, que ronca como un demonio.

    Juanjo: muchas gracias y bienvenido también. Qué razón tienes en lo del ser vivo, porque ahí está, sin duda, su principal atractivo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s