La presentación

Pensé yo que la cosa iba a ser más sencilla, la verdad: “hola, que soy don Gerundio, para servirles a todos ustedes”. Y ya está. Pero no.

Para los que no sepáis de qué estoy hablando, os diré que el sábado fue la presentación de Don Gerundio en el Bosque de la Prosa. Y que yo pensaba que iba a llegar allí, me iba a presentar y sanseacabó. Pero qué va, no veáis la que se montó.

Desde el día anterior ya andábamos todos nerviosos. Primero, con el dichoso nombrecito del sitio en el que presentábamos el libro, el Ateneo de Madrid. A la muchachada no le entraba en la cabeza lo de “Ateneo”, así que decidí una vez más recurrir a la ayuda del lenguaje:

– Acordaos – les dije – de la expresión “¡ateneos a las consecuencias!”, con el imperativo de “atenerse”, que es lo que se le dice a alguien, en este caso en plural, cuando quieres advertirle de que algo le puede pasar si no hace lo que es debido.

– Vaaaaaaala – me dijeron todos -, ya no se nos olviiiiiida”.

Y ya me quedé algo más tranquilo.

Pero la cosa se volvió a complicar ya el día de autos (que no tiene que ver con cochecitos ni nada, sino que se dice así aludiendo al día en el que suceden las cosas, es decir, al 5 de junio, el día de la presentación), cuando fuimos a tomar el Metro de Madrid para dirigirnos al Ateneo, también de Madrid.

– Deténgase, don Gerundio – , me suelta el tipo de la taquilla.

– Detenido estoy. ¿Qué sucede? -, le digo asustado.

Y va y me sale el tío con que no podemos pasar, y yo voy y le digo que por qué, si vamos a la presentación del libro de Don Gerundio en el Bosque de la Prosa, y el va y me argumenta que sí, que qué bien, que muy bonito el libro, pero que claro, que el pato y el oso, usted me comprenderá…

– ¿Qué sucede con el pato y el oso, señor taquillero?

– Pues que animales sueltos no pueden pasar, don Gerundio.

– ¿Animales sueltos? Pero si los dos están fenomenal de la tripita…

– No, no – me explica -.  Me refiero a que en el Metro no pueden viajar animales en libertad.

Total, que por no ponernos a discutir, que ya íbamos justitos de tiempo, les digo a Ipsopato y a Osomodo:

– Si cogéis un taxi, ¿sabréis llegar hasta el Ateneo, no?

Y va Osomodo y me contesta:

– Bueno, ya sabe, don Gerundio.

– ¿Que ya sé qué?

– Grosso modo.

En fin, que comenzó la presentación y del pato y el oso no supimos más, que por allí no aparecieron, y por si fuera poco a Caproveche le entró un ataque de gases con los nervios.

– Anda, vete al servicio, Caproveche, y no salgas de allí hasta que se te pase, que si no, no nos vas a dejar oír nada – le recomendé al niño.

Lo último que le oí decir fue “cruoooock” camino del escusado, y nada más supe de él hasta que no terminó la presentación, una vez que se le hubo pasado el ataque a la criatura.

Y luego está lo de Potito, al que nada más entrar cogieron por banda los de la Sección de Poesía del Ateneo y estuvieron entrevistándole y haciéndole fotos toda la santa mañana, que si siéntate ahí, que si cuéntanos algo, que si recítanos un poemita… Así que también se perdió el acto, el pobre.

En definitiva, que fuimos Infraganti, Solista y yo los encargados de realizar la presentación. Bueno, primero hablaron, y muy bien por cierto, Shara la editora Policarbonada, qué maja ella y qué bien habla; el escritor y dramaturgo Juan Mayorga, qué tío, qué de cosas ha escrito y que amable y entregado estuvo; el ilustrador Francisco Poyatos, qué simpático y qué bien que dibuja; y el autor Mariano Velasco, qué… qué voy a decir de él, si es quien me ha inventado. Y mientras Mariano Zurdo, Policarbonado también, vende que te vende libros.

 Y después,  va el autor y nos dice: ea, salid al escenario, muchachos. Y yo: pero es que… nos faltan Caproveche, Potito y, sobre todo, Oso Modo e Ipso Pato, que me tienen preocupado, que no sé dónde están, los muy animales (dicho esto en el buen y verdadero sentido de la expresión).

Y entonces fue cuando el autor me tranquilizó y me contó que no había pasado nada, que resultó que al ir a coger el taxi, el oso y el pato discutieron con otros señores que decían que lo habían llamado antes, al taxi, y que cuando el taxista les preguntó a los unos (los humanos) y a los otros (los animales) que cuáles eran sus respectivos destinos (para saber a quiénes le interesaba más llevar, el tío listo) va el oso y suelta lo de “¡ateneos a las consecuencias!”. Y claro, la que se lió fue gorda, imagínate, con un oso tan grande…, pero al final se solucionó el malentendido y todo quedó en un susto. Sin embargo, ya no les dio tiempo a llegar al evento, vaya por Dios.

Así que nada, los que estábamos hicimos los que pudimos, tratando de dejar, y yo creo que lo conseguimos, el pabellón bien alto. Aquí os dejo la prueba: Dadle al play, que si no, no lo veis.

¡Huy, un verso! (si se lee “play” en inglés, claro, que si no, no rima). 

Anuncios

12 thoughts on “La presentación

  1. Ahora totalmente en serio: quiero agradecer a todos los asistentes, y también a los que no pudisteis ir pero os acordasteis de nosotros, que lo notamos, vuestro apoyo y lo bien que soportasteis el calorazo que hizo esa mañana en Madrid. Espero que os gustara o, por lo menos, no os disgustara. Una vez más, gracias a mis fantásticos editores, Shara y Mariano, al fenomenal ilustrador, Paco, y, de manera especial a Juan Mayorga, que nos demostró a todos que se puede ser encantadoramente sencillo a la vez que admirablemente brillante. Y, por supuesto, a Marta, María, Marta otra vez, Cristina y Alicia (los niños), que derrocharon ilusión y así les salió de bien la obra casi sin haber podido ensayar. Y a Pilar, que se metió en el papel de Don Gerundio como si hubiera tenido bigote toda la vida, la tía.

    Hoy os perdono la ficha, ea.

  2. Gracias a ti por regalarnos este libro. Espero que mucha gente (de todas las edades) acceda a él y disfrute y aprenda de lo lindo.
    Un abrazo zurdo

  3. Gracias por el video! Como no me pude escapar…
    Me parece que Juan Mayorga se va a ver con mi ex-jefe en Polonia dentro de nada…Me ha hecho gracia.

    Besotes, buena suerte con la difusión del libro

  4. Estuvo muy bien la presentación, disfrutamos mucho con Don Gerundio.
    Me alegro mucho.
    Lo pasamos muy bien.

  5. Sniffffffffff.

    Poco más puedo decir

    (Que nooooooooooo)

    Que me alegro de que todo haya salido taaaan bien.
    y que la teatralización está genial genial (con decirte que me parecía estar viendo una de las entradas de Don Estilográfic, un viejo conocido)

    Un abrazo enooooooorme.

  6. Lástima de puente, quiero decir, esos dias laborables que quedan atrapados, los pobres, entre otros días festivos y que con la diligencia propia de los Españoles, nos tomamos para dirigirnos a la playa, la diligencia digo, qué es un carruaje que antiguamente era tirado por caballos y que ahora dichos caballos trasmutados en fiscales nos dan el monto del impuesto a pagar por la adquisición del bólido, que en realidad es un meteorito que desde el espacio sideral penetra en la atmosfera terrestre e impacta contra la subsodicha, es decir la tierra, entendida como planeta.
    En fin, que me perdí el acontecimiento por solazarme en las playas patrias. ¡Que pena de muchacho le dice la gente en los bares!

  7. Mariano Zurdo: ah, ¿pero el libro se regala? Y yo que pensé que lo íbamos a vender… Verás qué bonca me va a echar mi vecino cuando se entere, que pagó por él el sabado 13,50 euros del ala.

    Mita: muchas gracias por tu apoyo. Espero que te hayas podido hacer una pequeña idea con el vídeo. Si es que Mayorga no para. Un beso.

    Elena: sí señora, ahí estabas, que yo te vi. De las primeritas además. Me alegro de que lo pasarais bien. Un beso.

    Vitruvia: ¿Don Estilografic? Otro que tal baila, me dijo que iba a ir a la presentación y luego no se le vio el pelo. Bueno sí, luego en el aperitivo si que lo vi. Un beso, gallegulña.

    Joako: espero que por lo menos vengas morenito de la muerte. Y no me hables del monto, que yo también estoy sujeto, que no predicado, al pago del susodicho impuesto, mecachisenlamarsalada. En la que supongo que te habrá dado algún bañito, en la mar salada digo, a la salud de servidor, y que sepas que me dio recuerdos para ti una tal canícula, que andaba por Madrid el sábado. Un abrazo.

  8. Jo, Don gerundio, cómo siento no haber podido asistir, pero a veces hay que priorizar mi descanso sobre todas las cosas (y un lumbago que me vino, cachis diez…)

    Besicos

  9. Don Gerundio perdone la tardanza…pero se me ha ido el santo al cielo, y de qué manera !
    Vi el vídeo hace bastantes días ya ( y me reí montones, con las resalás actrices ), y pensé que volvería a comentar al día siguiente… y hasta hoy… qué poquita vergüenza la mía…
    Por cierto, que cuando me enteré de lo del bochorno del lugar…. me supo un poco menos mal no haber podido ir… el que no se conforma es que no quiere, está claro 🙂
    Me alegro, ya le dije a Estili, que todo saliera tan bien… ahhhh! y a ver si me acuerdo de comentarle una cosita… pero ya mejor en un Email, si le perece bien.
    Muchos besos 🙂

  10. Ya me había parecido a mi escuchar sus risitas de fondo, señorita Wen. Muchas gracias por todo, y quedo a la espera de la cosita. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s