Vacaciones de verano o los Miguelitos de La Roda, como está mandao

Una cosa que sucede año tras año por estas mismas fechas es que se aproximan, ellas solitas, las vacaciones de verano. ¿Que en qué se nota exactamente? Pues a ver, se nota en varias cositas que paso a enumerar: 

En primer lugar, en las ganitas que tiene uno de que lleguen ya, hombre. Porque claro, hace ya casi un año desde la última vez y ya se echan de menos. Y es que, además de trabajar, también es bueno descansar, como está mandao. 

En segundo lugar, se nota también en que ya por fin va haciendo calorcito y apetece remojarse la barriga, como está mandao. Con lo cual, está uno deseandito de, una de dos, o darse un chapuzón en la piscina, o coger coche, bañador y sombrilla y tirar para la playa más cercana, que para los que vivimos en Madrid acostumbra a ser alguna que otra de la costa levantina. Haciendo antes, eso sí, la obligatoria parada de descanso a mitad de camino, aprovechando para tomar un cafelito acompañado de los deliciosos Miguelitos de la Roda, como está mandao. 

Y se nota, por último,  en que ya no hay cole y en que tendremos por fin en nuestro poder – que digo yo que las tendremos, ¿no? – las fabulosas notazas que dan fe de nuestro tan esforzado como sobresaliente trabajo a lo largo del año, como está mandao. 

Bueno, lo que os iba a contar en realidad es que como ya llegan las vacaciones de verano, he decidido reunir a la pandilla con la intención de  plantearles la cuestión de a ver cómo nos repartimos los turnos, para mantener esto en orden, como está mandao. Porque es que últimamente, entre los unos y los otros, me tienen desatendidísimo el blog. Y ya no digo que escriban algo, no…, es que yo creo que  ni se lo leen. 

Ah, y ya veo que el primerito en llegar, cómo no, va a ser Ipsopato. Qué rápido es el tío, por ahí viene. Así que voy y le digo: “Ipsopato, no sé si habrás notado que…” Y el pato va y me corta: “Que si, don Gerundio, que se aproximan, ellas solitas, las vacaciones de verano ¿No es eso?” 

La siguiente en llegar es Solista, quien sin pensárselo exclama: 

– Y yo también he notado que tiene usted ganitas de que lleguen ya, porque hace ya casi un año desde la última vez y ya se echan de menos, ¿verdad? 

– A las vacaciones te refieres, supongo, ¿no Solista? – interrogo a la muchacha. 

Y a todo esto la niña va y me dice que claro, que a qué se va a referir si no, que es que además de trabajar también es bueno descansar, como está mandao. 

Pues en estas estábamos cuando de repente se unen al grupo Caproveche e  Infraganti para quejarse todos juntos de que si menudo calorcito que está haciendo, añadiendo entre exclamaciones que cómo apetece remojarse la barriga, como está mandao. 

El que llega el último es el niño poeta, ya sabéis, Potito. Y al hacer tanto calor, qué bonito bañador.  Así pues, una de dos, ¡vive Dios!, chapuzón en la piscina o en la costa levantina. 

A continuación, lo que faltaba, veo venir al bueno de Osomodo, que me sale con no sé qué de las fabulosas tazas de café, y con que es que él es un mandao.  Que para mí que, como siempre, no se ha enterado de mucho. 

Y al final va y me suelta, el oso: 

– ¿Se come usted a los niños, don Gerundio? 

– ¿Qué has dicho? 

– He dicho que si se como usted a los niños, don Gerundio. Lo digo por lo de los Manolitos… o Pepitos…o como se llamen los pobres churumbelillos… 

Total, que ahí ya se me pone la mosca definitivamente detrás de la oreja… 

– A ver chicos, decidme la verdad, ¿se puede saber qué estabais haciendo exactamente antes de venir aquí? 

– Pues qué vamos a estar haciendo, don Gerundio. Leer su blog. Como está mandao.  

Ficha 4

 Ficha 4: Estilo directo y estilo indirecto

 

Anuncios

6 thoughts on “Vacaciones de verano o los Miguelitos de La Roda, como está mandao

  1. ¡¡Y QUÉ HAY DE LOS HOJALDRES DE GUARROMÁN!
    Y por cierto, Guarromán, da mucho más juego que La Roda, “donde va a parar”, para empezar parece el nombre de un superheroe extremeño, a pesar de ser una localidad de Jaén, o también parece ser una marca rural, del tipo “Agroman”, pero en más Iberico, aunque no me imagino como puede ser el “moreno guarromán”…en fin que el “dulciario” Iberico es extensisimo.

  2. Yo es que soy más de salado, y no me refiero al mar porque prefiero la montaña, sino a la pitanza. Este año disfrutaré de la gastronomía navarra. Todavía me quedan unos días para las vacaciones, así que mientras tanto repasaré mi estilo, que no sé si es directo o indirecto…

  3. Joako: pero para Guarromán ya hay que desviarse un poquito, man, digo hombre. Y es que, vaya uno donde vaya, siempre encuentra qué desayunar, porque… qué me dices de las corbatas de Unquera, si uno tira pa’Cantabria.

    Mariano Zurdo: pues depende; si levantas el brazo es indirecto y si lo mantienes bajado, directo. Eso sí, siempre con barrera y con la cancerbero tras la portería. por si hubiera que entrevistar al carbonero. Digo… al revés.

  4. Le tengo a Ud. abandonadito, Don Gerundio. Y créame que lo siento de veras…
    De hecho, leí sus entradas anteriores con la intención de entrar a comentar con calma más adelante y ya ve. Estamos ya en septiembre, con los niños de vuelta en la escuela, y éste es mi primer comentario…
    😦

    Espero que no me lo tenga en cuenta.
    A ver si freno un poco y empiezo a poder leerle con la calma que se merece.

    Un besote, apañao.
    ;–)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s