Efecto óptico

Yo es que me parto, qué queréis que os diga. Sucede que paso a diario por la madrileña Plaza de Castilla, lugar en el que se alzan los famosísimos edificios inclinados conocidos como Torres Kío, y siempre andan merodeando por allí turistas y curiosos con su cámara fotográfica en ristre. Se sitúan  delante de las torres, calculan la distancia ideal y extienden los brazos en cruz, tratando de simular, jugando con la perspectiva, que el tipo o tipa en cuestión sujeta las dos torres como si estas fueran a caerse si no llega a ser, gracias a Dios, por su tremenda fortaleza y capacidad de resistencia. Y se hacen la consabida foto buscando el efecto óptico… ¡Click!

¿Original, no? Pues no. No, por la sencilla razón de que lo hace todo el mundo. Y cuando es la primera vez que lo ves dices, vale, qué chula la foto, cómo va a fardar el tío cuando se la enseñe a los amigotes. Pero claro, cuando es uno sí y otro también… pues eso, que yo es que me parto, qué queréis que os diga. Mejor dicho, me partía, porque después de lo del otro día, ya me ando yo con cuidadito, ya…

Veréis, resulta que pasaba yo por el lugar en cuestión y me encuentro a un tipo que, eso sí, hay que reconocer que cachas sí que estaba, haciéndose la consabida instantánea, ya sabéis, buscando el dichoso efecto óptico. Y yo, ya digo, en esos casos es verlo y me parto. Con lo cual, el tipo va y se percata de mi sonrisa, que le debí pillar además en la típica mañanita tonta, y me dice sin abandonar su postura…

– Pssssss, psssss…

– ¿Es a mí?

– Sí, usted, ¿Se puede saber de qué se ríe?

– Es que…, me va usted a perdonar, pero me hace gracia lo de la posturita con las torres…

– Le hace gracia que trate de sujetarlas, ¿no?

– Hombre no, exactamente eso no. Ya sé que usted sabe que no se van a caer, que se trata sólo de buscar un efecto óptico…

– ¿Entonces?

– Pues me hace gracia que todos hagan lo mismo, usted me perdonará.

– ¿Todos hacemos lo mismo?

– Sí.

– ¿Sujetarlas?

– No, buscar el efecto óptico.

– Ya, y a usted no le parece original, claro.

– Eso.

– ¿Y el asunto le divierte?

– Bueno, sin maldad y  sin ánimo de ofender, no me interprete usted mal, que no me quiero reír de usted…

– Ya, de quien se quiere reír entonces es del arquitecto, que las diseñó así de mal, ¿no es eso?

– No hombre, tampoco es eso, entiéndame, le repito que ya sé que no se van a caer, que llevo pasando por aquí muchos años a diario y…

– Quiere entonces que cambie de postura, ¿no?

– No, no, siga, siga con lo suyo, que a mi me da igual.

– Ya, le da igual pero se ha estado partiendo de risa de todos cuantos nos detenemos ante este original y pintoresco paisaje conformado por estas torres de tan sugerente inclinación…

– No se me altere…

– … con la sana y loable intención de imaginar por un momento mundos de fantasía y ensoñación…

– Oiga, relájese…

– … retrotrayéndonos a nuestra feliz e inocente infancia, época en la cual todo antojábasenos verosímil y factible…

– Tranquiloooo…..

– … como lo sería la posibilidad incluso de sujetar, como ahora hago yo, con mis fuertes brazos, porque son fuertes, ¿verdad?…

– Lo son, ya lo creo que lo son…

– …en heroica actitud, toneladas y toneladas de cemento, hormigón, vigas, cristal, y cuantos materiales hayan podido utilizarse en la construcción de semejante edificación, ya lo ve como aguanto, para…

– Quietooo…

– …inmortalizar con un inocente objetivo de una sencilla cámara digital este segundo de gloria, destacando al mismo tiempo la impresionante envergadura que atesoro, en la cual supongo que habrá usted reparado…

– He reparado, sí, pero…

– Y mientras nosotros sujetamos y tensamos nuestra musculatura, curtida en cientos de gimnasios, instalaciones deportivas y salones de fitness…

– Jo…

– … mientras, digo, ¡usted se dedica a jugar con nuestros sentimientos!

– No, discúlpeme, de verdad que no es mi intención, siga, siga con su postura…, pero… ¿qué va a hacer! ¡oiga! ¡suéltemeeeee…!

 ……….

 

Hoy no hay ficha, sino ejercicio de imaginación y, en su caso, redacción. ¿Cuál es el final de esta historia contada por don Gerundio? Elige la opción correcta:

a.- Que el tío cachas y repipi le sacude de lo lindo al bueno de don Gerundio, quien ahora mismo se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Naranja.

b.- Que no, que está en el Infanta Limón, también en cuidados  intensivos, eso sí.

c.-  Que el tío cachas y repipi se hace una foto con don Gerundio para presumir luego con los amigotes, y todos tan contentos. 

d.- Que el tío cachas y repipi cambia de postura y… ¡hala!, se cayeron las torres.

e.- Ninguna de las anteriores y me invento otra mejor que paso a redactar con todo detalle en los comentarios a este blog…, porque yo lo valgo.

Las contestaciones, en los comentarios, ea. 

Anuncios

12 thoughts on “Efecto óptico

  1. e) El tío cachas y repipi hace como que se quita de ahí pero las torres se tambalean y al pobre Don Gerundio le falta tiempo para ponerse al lado del tiarrón para ayudarle a sostener las torres.
    A todo esto, un montón de turistas con sus cámaras se agolpa delante de ellos y los bombardean a fotografías.

    ¿Qué nota tengo?
    🙂

  2. e) el tío cachas saca una pizarra del bolsillo de la camisa (debido al tamaño de sus pectorales en el bolsillo de la camisa le cabe una pizarra, 2 pupitres, un perechero, y un bedel) y le hace escribir a Don Gerundio 500 veces “no volveré a jugar con los sentimientos de los tíos cachas”.

  3. Pues vengo de investigar en el Infanta Naranja y en el Infanta Limón y don Gerundio no está ingresado en ninguno de los dos…
    Eso sí, me acabo de encontrar a un tío cachas y repipi intentando sujetar con una mano el Pirulí.

  4. Pues… el tío cachas y leído ha elevado a don Gerundio por encima de su cabeza con esos brazacos que el gimnasio le ha dado y lo mantiene tieso en las alturas cual numerito del circo del sol de tal forma que Don Gerundio, en original efecto óptico, sujeta las torres una con la cabeza, otra con los pies, haciendo las delicias de un grupo de turistas finlandeses, que se hinchan a hacer fotos e incluso alguna grabación que colgarán en youporn desde el hotel.
    Besis

  5. Bueno, bueno, veo que esto va tomando forma…

    Irre: lo de la nota habrá que espera a mañana, que es cuando se reúne el TCBDG, el Tribunal Calificador del Blog de Don Gerundio, constituido por servidor y nuevo expertos más. Y como mañana hay convocatoria de huelga general y los servicios mínimos pactados en este blog son del diez por ciento, resulta fácil imaginar, a poco que eches cuentas, que voy a ser yo solito el que ponga las calificaciones.

    Carlos: no, si a ti te dicen que le eches imaginación y tú vas y se la echas pero bien echada, ¿eh?

    Belén: eso lo tengo ya muy bien aprendidito, sí señora.

    Mariano Zurdo: es que al final me han llevado a la Clínica Trina & The Waves, que no tiene burbujas, aunque sí hace olas.

    Jezabel: Otra que tal baila con la imaginación. ¡Qué tía!

    Besos a tod@s y gracias.

  6. ¿Así que de huelga, eh?

    Pues yo voy a seguir currando… total, tampoco hago puentes ni ná de ná…

  7. Pues mucho trabajo no le damos, eh, Don Gerundio… Vamos, que hoy se habrá pasado el día durmiendo a pierna suelta, como si lo viera…
    😛

  8. Es un efecto óptico o los tres últimos comentarios se publicaron a la misma hora de dos días diferentes?
    Jolín, qué sincronización más bien sincronizada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s