Don Gerundio

Yendo por la calle con mi amigo Delalma, que además de ser tibetano y llamarse así también es mi amigo del alma, pasamos por delante de una pastelería en la que estaban poniendo un cartel bien grande en la puerta:

“ABRIMOS LOS DOMINGOS”

– Qué… – le digo a mi amigo –  ¿…nos comemos algo corriendo, Delalma?

Y Delalma, que es muy espabilao y no se le escapa una, viendo que allí sucedía algo extraño , va y me dice en su castellano característico:

– Hoy no domingo, Don Gelundio.

– ¿Y qué? – le digo yo bien alto, temeroso de que el rugir de mis tripas no le haya dejado escuchar bien mi pregunta.

– Hoy lunes, pastelelia celada. Ya lo dice el caltel. Acalicanto.

Y no le falta razón a mi amigo Delalma, porque en el cartel lo pone bien clarito: “ABRIMOS LOS DOMINGOS”. A poquito que uno entienda el castellano, interpretará que los domingos la pastelería se abre, sí, pero… ¿qué pasa el resto de los días, eh? ¿Vosotros qué pensáis? ¿Abrirá, por ejemplo, los lunes?

Quienes, además de ser castellanohablantes, conocemos bien la cultura española, sabemos más que de sobra que sí, que el resto de los días la pastelería también abre, que eso ya se sobreentiende, porque si no…, ¡menudo negocio! Lo que el cartel nos quiere decir es  que, además de abrirse de lunes a sábado, la pastelería también se abre los domingos, cosa que ya no resulta tan normal, y por eso hay que avisar al cliente, para que no  se largue andandito.

¿Veis? Mi amigo Delalma entiende perfectamente el castellano y sin embargo, aun estando yo con él, no ha sido capaz de comprender el verdadero significado de la frase en su contexto. Es más, si no hubiera sido por mí, y por mi insaciable apetito, pasamos de largo como si nada y no probamos ni un pastel. ¡Con lo ricos que están los pestiños!             

Y hablando de pestiños, no os he dicho quién soy yo. Me llamo don Gerundio, y soy… un tipo divertido y singular al que le gustaría compartir lo poco que sabe con vosotros.

Ya habéis visto qué curioso es el lenguaje, ¿verdad? No hay más que detenerse un poquito a pensar en cómo funciona y no pararemos de descubrir en él sorpresas y más sorpresas que además resultan ser, en muchos casos, la mar de divertidas, como ocurre con el lío este del cartel de los domingos.

Pues para eso estoy yo aquí, para pararnos a pensar y ayudaros a descubrir cosas curiosas y divertidas, porque aunque tenga yo aspecto de persona prudente y sensata, que no digo que no lo sea, ahí donde me veis también me gustan las aventuras, y siempre ando dispuesto a meterme en líos por muy peligrosos que éstos sean y por muy mal que la cosa pinte.

– ¿Verdad amigo Dealama…? ¡Delalma!

– Grsnñdpfhrs….

Tendréis que disculparle, que me lo he encontado comiendo y  todavía tiene la boca llena…, el muy glotón.

One thought on “Don Gerundio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s