Osomodo

El otro día estaba yo ocupado tumbado a la bartola a la sombra de un árbol (que también tiene su trabajo) cuando de repente aparece Don Gerundio y me dice: venga, vístete, vístete que es muy importante…

Hombre Don Gerundio, voy y le digo yo, lo de vestirse será importante para las personas humanas, pero para mí que soy un oso no creo que sea tan importante…

Que no, que no, me dice Donge, que lo importante es lo que tenemos que hacer, no te vistas si no quieres, pero ven aquí ahora mismito…

Total, que la siesta se me quedo sólo en cuatro horitas de nada y me fui con Don Gerundio a ver qué era eso que teníamos que hacer tan importante. Y era nada más y nada menos que… ¡presentar nuestro libro! ¡Un libro que han escrito con nuestra aventuras en el Bosque de la Prosa!

Así que de repente me encuentro encima de un escenario, con legañas, desnudo como un oso, y con los flashes… flash, flash, flash… que es lo que hacen los flashes, por eso se llaman así, y la gente gritando… ¡que hable el oso!, ¡que hable el oso…! Y yo, eso, ¡que hable!, ¡que hable…!  

Así que cuando por fin caí en que el oso aclamado era yo, tragué saliva y hablé. Dije que sí, que yo era un oso, que eso saltaba a la vista, y que me llamaba Osomodo. También dije, aunque eso no saltara a la vista, que yo era un oso con entendederas, que era una palabra que le había escuchado a Don Gerundio y que yo creía al principio que eran las cuerdas esas que se utilizan para tender la ropa, pero que luego me enteré de que no, de que significa que uno tiene su conocimiento y eso. Con entendederas, repetí.

Y después expliqué lo de nombre, que menudo soy yo cuando me pongo a explicar. Que si me llamaba Osomodo porque era un oso y porque se trataba de un juego de palabras para que los lectores pudieran aprender el significado de la expresión grosso modo, que es cuando uno hace las cosas así así, de manera aproximada. Como yo.

Y entonces fue cuando aquel muchacho de la piruleta en la boca me preguntó si yo era un personaje, y yo entonces me puse muy serio y le dije que no, que no se había enterado de nada y que yo era un oso, ya lo había dicho. Y es que además, salta a la vista.  Un oso con entendederas. 

Anuncios

One thought on “Osomodo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s